Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

sábado, 19 de julio de 2008

Escenas en el aeropuerto de El Cairo


En el aeropuerto de El Cairo hay especialistas en descubrir quien anda perdido o quien necesita ayuda. Incluso aunque te muevas con soltura tratando de disimular tu desconcierto, habrá quien se te acerque preguntando Can I help you? y seguramente podrá.

Estos curiosos personajes, que pasan por atentos empleados, están dispuestos a decirte dónde recoger tu billete electrónico, comprar visados, facturar el equipaje y si te empeñas, comprarte un bocata. Cuando al final de sus amables indicaciones te despides lleno de gratitud, ellos se frotarán enérgicamente el pulgar y el índice y te dirán money, money?

El otro día caí en manos de uno de ellos, un tipo bastante sólido, un armario, vamos. El individuo me indicó dónde encontrar la oficina de Egypt Air y me acompañó los pocos metros que me separaban de ella. Cumplida la misión susurró, money, money, instándome a sacudirme los bolsillos buscando, sin suerte, algo que darle. Le miré desolada, no encontré ni un clavel. En ese momento supe que tenía que escabullirme y rápido. Allí le dejé, gesticulando, enfadadísimo mientras yo me escurría entre la gente hasta perderle de vista.

Amigos, no os dejéis intimidar por un asunto de este tipo, ni por tipos extra large. Las propinas no son obligatorias en el aeropuerto, incluso os encontraréis con carteles que indican que no deben darse.

Ya liberada, seguí mi camino hasta el mostrador de facturación. En esta época del año las colas son inmensas, hay muchísima gente que viaja. Miro a un lado y a otro buscando mi compañía aérea y veo, sorprendida, que en medio de aquel trajín de viajeros hay una zona bastante aislada donde espera nerviosa una mujer vestida con su traje nupcial largo y almidonado.

Al principio sólo me resultó curioso y no le presté demasiada atención. Me imaginé que era una recién casada y esperaba ver aparecer en cualquier momento al novio que estaría peleándose con el energúmeno del money, money. Qué incómoda manera de viajar, pensé, y es que el traje se las traía, con una especie de can-can en la parte inferior que le iba a amargar el viaje de novios.

Pasaba el tiempo y del supuesto novio o ya marido, ni rastro. Entonces me busqué una esquina desde donde poder observar la escena sin molestar y allí me di cuenta de que todo el mundo miraba de reojo a la pobre chica. Era como un espejismo. A un lado de la terminal, el ajetreo de los viajeros yendo y viniendo, largas colas y carros con maletas y al otro, ella, jugando nerviosa con su ramo de flores y la miraba perdida siempre en la misma dirección.

Al cabo de una hora seguí mi camino hacia la sala de embarque y la dejé allí, plantada, esperando, como Penélope.

La olvidé tan pronto empezaron a llegar otras presas con las que entretenerme, mujeres cubiertas con guantes y velos blancos, otras más atrevidas con sandalias de stripper escondiendo enormes moños bajo pañuelos de lentejuelas y muchas manos desconocidas maquilladas con henna.

Por fin llegó la hora de desplazarse al avión. Me levanté y miré hacia la pista. De repente, en la sala de al lado, tras el cristal, la vi, con su vestido de novia y su ramo, iba sola, preparada para subir al avión rumbo a algún lugar que no se, pero que daría sentido a esta historia. Y en ese momento, se me pasó por la cabeza La novia siria, también sola, emprendiendo camino hacia un altar muy lejano, con su vestido nupcial y su ramo, cruzando a pie la frontera, entre soldados, sin familia, sin amigos...Hoy, todavía me acuerdo de esta, de la que tuve tan cerca, qué será de ella...

9 comentarios:

Kadesh dijo...

Impresionante!
Veo una novia en un aeropuerto, sola, nerviosa y dándole vueltas al ramo y vamos, me hubiera quedado pasmada mirándola.
¿Subio sola al avión? A ver si era una "novia a la fuga" porque no es muy normal subir vestida así a un avión ¿no?
Veo que te pasan millones de cosas curiosas jajaja, a cual más impresionante.
Espero que esa novia tuviera un final feliz a la llegada a su destino ;)
Un saludo!

C.Ruiz dijo...

Hola!
pues ya ves, te quedas pasmada, es una situación de lo más insólita. Y verla subir al avión sola...no se, supongo que iba directamente a su propia boda.
Si puedes alquila la película La novia siria,te gustará y verás que a veces estas situaciones tienen explicación...
Saludos!!

Kadesh dijo...

Muchas gracias!
Seguramente la rara sea yo por pensarlo así. Pero.. uff, ir a tu boda sola y vestida así :O
La película la he pedido, he leido la sinopsis y bueno, que decir, me intriga.
Que de cosas aprendo cada vez que entro y pones una entrada!!

Nina-chan. dijo...

¿Qué tal?.

Hola y encantada. ^_^ Soy nueva aquí. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho. Es muy interesante. Enhorabuena por el blog. ^o^
A mí me encanta Egipto.
¿Te importa si te enlazo en el mío?.

Un saludo.

C.Ruiz dijo...

Hola Nina-chan,
gracias por los comentarios. Claro que no me importa que me enlaces, gracias!.
He visitado tu blog, y vaya fotos que has colgado!además, estoy de acuerdo con lo del agua oxigenada.
Saludos!

Toscano dijo...

Hola!

Soy Oskar, el de Japón, que nada, que creo que no te lo pude decir por la radio, pero que encantado!!!

C.Ruiz dijo...

Hola Oskar!,
lo mismo digo! un placer encontrar a otro vasco viviendo otras experiencias por el mundo. Esta vez la comunicación estuvo mejor que la vez anterior, luego voy a entrar a tu blog a escuchar la grabación. Nos encontramos la próxima semana en las ondas.
Saludos!

Tareixa dijo...

Lo que no veas en el aeropuerto de El Cairo no lo verás en ningún sitio, es un mundo fascinante. Yo flipé con las mujeres saudíes, tapadas de cabeza a pies, incluso con guantes negros y enseñando el pasaporte; que digo yo, ¿como pueden saber los guardias que debajo de toda esa tela está la persona del pasaporte?..Curioso.

Diana dijo...

Hola Celia,
Muy pronto me iré a El Cairo por unos meses a hacer prácticas del Máster, y me costó muchísimo decidirme por esta cuestión del maltrato y de la situación de la mujer... sería posible cruzar unos correos contigo para que me des consejos? Voy sola y me da un poco de miedo este asunto, quisiera conocer cómo se debe comportar una extranjera para no meterse en apuros y disfrutar de la ciudad! Espero comentarios! Mi correo es diana.di.silvio(arroba)gmail.com