Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

sábado, 30 de agosto de 2008

Un perro viajero. Aterrizaje en El Cairo.


Por fin, después de interminables semanas de trámites conseguí, a principios de agosto, entrar en El Cairo con mi perro, una pastora vasca de armas tomar. Ya se que habrá quien diga, y qué? qué tiene eso de raro?. Bueno, pues para esos espíritus inocentes es esta historia.

Cuando supe que nos mudaríamos a Egipto, primero se me cortó la respiración y luego dí saltos de alegría. Esto puede parecer extremo, pero tenéis que entender que después de vencer el susto que me produjo la noticia, por inesperada, me acordé que toda mi vida había sentido una gran fascinación por los faraones, las pirámides y, como no, por las historias de Naguib Mahfuz. Así que entre una cosa y otra, andaba yo ocupada y lo último que se me ocurrió hacer fue pensar en mi perro. Y no lo hice porque ella, que es muy echada p'alante, se apunta a un bombardeo.

No me faltaron ofertas de amigos que querían quedarse con ella, pero yo me mantenía empecinada en no dejarla en manos de nadie por muy buenas que estas fueran. Y digo esto porque Yola y Edith tienen las mejores del mundo e insistieron en quedársela en "consignación" hasta que yo quisiera regresar. Madre e hija, adorables las dos, estuvieron conmigo muchísimo tiempo organizando la vida familiar y cuidando del chucho-consentido cada vez que salíamos de viaje.

Cuando se enteraron de nuestra partida lloraban y se lamentaban sin poder imaginarse cómo iba a ser la vida sin ella. Supongo que si Gorbea (el chucho) pudiera hablar, también me diría la tristeza que le causó esta separación, acostumbrada como estaba a compartir a escondidas un desayuno consistente en tortas, tamales u otras delicias mexicanas. A veces las pillaba y me miraban con ojos inocentes, pero los relamidos del perro delataban el pecado...otra vez??? pero si eso es picante!!! y así descubrí que mi perro-fino comía más chile que un mariachi.

En fin, pronto puse manos a la obra y comencé a indagar en la web sobre los trámites necesarios para viajar con la mascota a Egipto. El susto que me pegué fue enorme cuando descubrí con espanto, que el perro es un animal impuro en el islam, sí, impuro, habéis leído bien. Y este pequeño detalle hace que el animal sea muy poco popular y lleve, en muchas ocasiones una vida que hace honor a su nombre. Por eso hay varias asociaciones egipcias muy involucradas en la protección del perro, como S.P.A.R.E. y ESMA.

En mis trece por no abandonar al animalillo, investigué y contacte con expatriados en El Cairo, que me confirmaron que las condiciones no eran las mejores. A pesar de todo, dijeron, hay muchos que traen a su mascota...pero ninguno de ellos conocía bien los trámites a seguir.

Después de varios intentos en vano buscando la información de marras, decidí preparar todo para llegar a Alemania, nuestra primera escala, y luego realizar el resto de los trámites allí.

No creáis que esto fue la panacea, la gente andaba igualmente perdida porque las leyes cambian y puede ocurrirte, me decían, que saques a tu can fácilmente y luego no lo puedas repatriar a Europa. Entonces me hablaban de diferentes posibilidades, pero de nada en concreto. Así, que después de muchas vueltas aterricé telefónicamente en la oficina consular del país en cuestión, en la ciudad de Frankfurt.

Llamar allí es una tarea que recomiendo para arreciar el carácter. Uno se pasa horas perdidas marcando y volviendo a marcar y vaya, nadie contesta... Pero un día, lo hacen y te encuentras con que pasas de un auricular a otro hasta dar con alguien que pueda atenderte en alemán o inglés. Si consigues traspasar la primera barrera del idioma y pasas sin más preámbulos a hablar de tu perro, la armaste!! porque no entienden qué interés puede tener un ser humano en semejante animal...entonces se suceden los malos entendidos, la mala comunicación, y te quedas con un pip, pip, pip, pip, perdido y sin saber qué otra puerta tocar.

Pero un buen día recapitulé y me atreví a llamar de nuevo. Y vaya suerte... me atendió un señor encantador que me dijo amablemente lo que tenía que hacer, es decir, ir a Frankfurt, pagar 35 euros y recoger el sello especial para poder realizar el viajecito de marras. Y tan facilito, sin tanto misterio, oye, qué cosas tiene la vida...

Pues bien, así lo hice y me presenté en aquel lugar llena de curiosidad. Había mucho silencio, así que pasé encogida de un despacho a otro, pensando en mimetizarme con los muebles para no levantar sospechas...Bajito, bajito, conté entre susurros la historia del perro con la esperanza de que no me oyeran los otros funcionarios y me sacaran de allí a pescozones. Cuando acabé, el hombretón me miró gravemente, yo agaché las orejas, él levantó las cejas y dijo agitando el aire con la mano, espere fuera.

Lo conseguí! lo conseguí! Después de semanas de certificados, de médicos oficiales, de esperar a que las vacunas reaccionaran, de visitas y más visitas al veterinario, lo conseguí! Me pusieron el visadooooooo.

Y cuando por fin llegué al aeropuerto de Al-Qahira, La victoriosa, con un pasaporte canino lleno de sellos y firmas, nadie me hizo ni caso, naaaaadie!! mi perro apareció como una maleta, es decir, en la cinta transportadora. Dos tipos fornidos cogieron el box y lo colocaron en el carrito y nadie me preguntó nada, naaaaada!!!!!

Y todo esta historia, para qué??? es que no tenemos nada mejor que hacer??? vamos hombre!

8 comentarios:

susana dijo...

Celia,
He tenido e leer dos veces la entrada de la llegada de Gorbea a El Cairo. La primera me la he imaginado de pie en la cinta transportadora con sus ojitos y corriendo con el pelo al viento al veros a P. y a tí. que espectáculo!
Me parecía un poco imposible, pero tan bonito...
Besos a los tres.

Fernando Romero dijo...

el barner de tu sitio quedo "perrisimo" termino que comprendes muy bien ya que viviste en Mexico, la composision fotografica me gusto mucho esta genial refleja lo que he leido de tu experiencia "cairiana", la plantilla que elegiste en esta nueva imagen, si no te hubiera leido antes, me hubiera pasado de largo, pero tus textos eso si no tienen desprecio me gusta tu estilo suerte con el chucho andariego que puede ya presumir su andanzas por el mundo
saludos
fer

Miguel dijo...

Así es la vida. Cuando crees que todo va a ser dificilísimo todo va como la seda, mientras que lo que debiera ser fácil se complica, a veces, innecesariamente. Yo recuerdo que cuando llegaba tarde a casa muerto de miedo de la bronca que me iba a caer no se enteraba nadie de que había entrado. Pero el día que llegaba tranquilo y feliz... ¡tremenda bronca!
Sigue siendo una verdadera gozada leer tus relatos.
¡Un beso!

C.Ruiz dijo...

Jo, Miguel, qué recuerdos con lo de llegar tarde a casa...si me pongoa contar, necesitaría un blog, jajajaja
besos

C.Ruiz dijo...

Gracias fer!

C.Ruiz dijo...

Susana, Gorbea llegó en el box y miraba con ojos de cordero por las rejillas, ya sabes...no la pude sacar hasta llegar al aparcamiento, y resulta que allí se me apelotonó alrededor una familia como de 10 miembros encantada con el chucho...esto aligeró un poco el susto que todos llevábamos...las cosas a veces no son como las esperas, por suerte!

Anónimo dijo...

Bueno Celia de vuelta de vacaciones aqui estamos para seguir leyendo tus relatos que como siempre son muy interesantes, ya veo que a ti tambien se te han acabado las vacaciones pues nada vuelta a la rutina.

1001 besitos.

Kadesh dijo...

Siempre se cumple la ley de Murphy: cuando más te preocupas, te mueves, te molestas... menos caso te hacen o no te piden ningún papel jajaja.
Vaya odisea para poder llevar a la mascota. La verdad es que fue toda una aventura.
Guarda bien esos papeles no vaya a ser que ahora, por cualquier ladrido, vaya a llamar a la policia y te pidan esos papeles :D
Toda una experiencia para poder disfrutar de tu buena compañera...

Y perdona, pero me he reido un montón imaginándome a la perra subida a la cinta... que visión XD