Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

miércoles, 28 de enero de 2009

De peluquería, hilos e ignorancia.


Vengo de la peluquería. Qué cosmos más interesante se forma en esos espacios llenos de vapores de tinte, cepillos y secadores de pelo.

Esta vez, para hacerlo más difícil todavía, me puse en manos de un sujeto que no hablaba ni una palabra de inglés. Le señalé el nacimiento del pelo y comprendió inmediatamente. Ni se acercó, ni preguntó, pero al cabo de unos minutos apareció removiendo ceremoniosamente el mejunje que había preparado en la trastienda. Diossdioss pensé, cuando me cerró la bata con una enorme aguja de camota roja, que apuntaba peligrosamente a mi escote.

El proceso de teñido no me produjo ningún picor, ni irritación, mareo o desmayo. Me pareció incluso, que el chaval era un perfeccionista y se estaba empleando a fondo en que ni un pelo quedara fuera del radio de acción de la brocha.

Todo salió a pedir de boca. Transcurrido el tiempo reglamentario, me lavó-refrotó y con insistencia consiguió convencerme de que le dejara secarme el pelo, a pesar de que yo llevaba prisa, inventada, por llegar a casa y preparar unos garbanzos que había puesto a remojo el día anterior. Fue toda una suerte que insistiera, porque lo que ví a continuación, mereció la pena.

Mientras me leía el "Hello", vi entrar a unas clientas, cuatro voluminosas féminas de rompe y rasga. Como les tocaba esperar un rato, se fueron al super para hacer tiempo, pero una de ellas, la más joven, se entregó a los brazos de una muchachota que debía ser esteticién. La seguí con la mirada mientras recogía del mostrador un gran carrete de hilo blanco, normal y corriente, que me había intrigado nada más llegar.

La señora que era de cara generosa y redonda, se tumbó en el sillón sin quitarse su pañuelo y la sesión comenzó de inmediato. Yo miraba y miraba, pero no lograba adivinar qué estaba pasando, porque la empleada me daba la espalda y me quitaba visibilidad. Me incliné sin ningún disimulo y vi que había tomado un tramo de hilo y sin cortarlo se lo había colocado entre los dedos de ambas manos como si fuera seda dental, mientras que el carrete sobrante lo había puesto a buen recaudo en su sobaco derecho. Entonces comenzó a realizar movimientos hábiles de derecha a izquierda y pensé extrañada que le estaba limpiando los dientes...jesúsjesús...

Como no las tenía todas conmigo, me moví un poco más, aún a costa de enfadar al fulano que me estaba secando el pelo y me quedé atónita, porque lo que la experta hacía no era otra cosa que frotar enérgicamente la cara de la señora con el hilo y esta fricción iba llevándose todos los pelos que encontraba a su paso y depilando cejas, mostacho, barbilla, mejillas y patillas. La técnica, que parecía exitosa no estaba bien "afinada", puesto que la depiladora iba tirando del carrete a discreción sacando hilo limpio y el que ya estaba usado, lo iba sujetando entre los dientes, con lo cual se le fue haciendo un pequeño ovillo en la boca con el material usado. Me escoré tanto para tener un buen plano que por poco me caigo de la silla y avergonzada dije por señas al del cepillo que yo nunca había visto algo así. Entonces reaccionó ofreciéndome de inmediato una depilación de cejas.

Salí como loca de aquel lugar, emocionada con el hallazgo y llamé a M. entusiasmada. Sabes lo que he visto??? no te lo vas a creer!!!! le cuento con pelos y señales y me dice, pero tú no conoces esto? es la depilación oriental.

Taciturna subo a casa, dejo los garbanzos plof plof plof y me siento a buscar en google. Sin gran esfuerzo encuentro que semejante técnica no sólo no es del todo desconocida, sino que es la preferida de Madonna...cosas veredes...

Os digo una cosa, el mundo es mucho más divertido cuando una es una ignorante, ni color, vamos.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene que ser dificilísimo eso de depilar con hilo, a no ser que tengas mucha práctica, como lo de comer con palillos chinos...
De todas maneras, es increíble la cantidad de cosas sorprendentes que desconocemos...

Anónimo dijo...

Hola C.

Te escribi hace tiempo a tu correo y aun no me has contestado :(

C.Ruiz dijo...

Anónimo,
lamentablemente no se quién eres.
Saludos

JAVIER dijo...

Te juro que jamas en mi vida habia escuchado de ese tipo de depilacion, y no solo me ha impresionado sino que tambien me ha dado curiosidad.
Con el estilo que relatas lo acontecido lo pones gracioso.
Un abrazo.

Saludos desde Japon.

El Santy dijo...

uno que piensa que en ciertos paises son unos completos ignorantes y de repente te salen con cosas que ni se nos hubieran pasado por la cabeza

Nativi dijo...

¡Que interesante! Ahora mismo me pongo a bucar en google en qué consiste semejante técnica.

Saludos

C.Ruiz dijo...

Javier y Santy, menos mal que parece que por aquí nadie conocía algo así, que si no, capitulo!!

Nativi, si buscas en Internet encontrarás hasta vídeos en you tube...a la próxima pruebo, :-)))).

Tanhäuser dijo...

Caramba, qué interesante. No había oído jamás nada sobre esa técnica.
Y por cierto, me ha encantado tu manera de explicarlo. Me lo he pasado muy bien.
Saludos

Anónimo dijo...

Jajaja, yo sí he pasado por la experiencia, en Cairo además y duele como mil demonios... una y no mas Santo Tomas.

Hace unos años esta técnica se puso de moda en Nueva York pero no sé si se mantiene. Las modas, modas son y van y vienen.

Te recomiendo que leas también sobre la "halawa", una mezcla que se usa para depilar el cuerpo completo (parte púbica incluída) de la mujer árabe. Otro suplicio que también he probado y como dije una y no...

Después de estos experimentos la cera y la epilady me parecen cosquillas, nunca mas me voy a quejar :)

Saludos.

Masriya22

Noemí Pastor dijo...

¿Con un carrete de hilo normal, como el de la foto? ¿Y duele? ¿O no? Habrá que probarlo. Se lo cuento a mi esteticista sin falta.

C.Ruiz dijo...

Masriya,
me habían dicho que no dolía, pero ya veo que no es así...se me ponen los pelos de punta pensando que a aquella señora le estaban depilando la cara entera...el caso es que no chistaba. Y lo de la Halawa??? pero las árabes se hacen la depilación integral????

Noemí, la foto la hice yo con hilo que tenía en casa, pero el carrete es de esos un poco más grandes,de pirámide y el hilo es normal, de algodón (dicen) un poquito más grueso, ya me contarás si te animas!

Anónimo dijo...

jajajaj, Celia pues yo si sabia de ella..y te puedo asegurar que quedan perfectas. Tengo varias amigas que en el CAiro se lo hacen, jajajaj, asi que venga haz una prueba y nos cuentas.
Besitos.
A ver si nos vemos pronto por ahi!!

Anónimo dijo...

A mí me dolió mucho muchísimo, se me saltaban las lágrimas y se me quedó la cara hecha un cristo, toda llena de pequeñas inflamaciones.
Será que estas mujeres están acostumbradas, no sé. También dicen que debilita el pelo y que cada vez crece menos.

Yo me limito a contar mi experiencia. Quizas si pruebas y nos cuentas...

Y sí, las mujeres árabes se hacen depilación integral. Los hombres también se rasuran pubis y axilas. Es mandatorio en el Islam, por aquello de la pureza y limpieza.

Saludos.

Masriya22

Alfredo dijo...

¡Qué cosas nos cuentas Celia! Mira que es interesante. Quizá eso de la depilación con cera es de la antigüedad y yo creyendo que es lo más moderno. ¡Así que los árabes se depilan! ¡Con lo peludos que son! Ellos deben de tener las mejores técnicas. Muy interesante.

Saludos desde Seattle.

C.Ruiz dijo...

Anónima Amparo,y Anónima Marisya
Ya, claro, me mandáis de conejo de indias...ni hablar!! con verlo y contarlo me conformo, a ver si algún lector "metrosexual" se anima...

Alfredo, estoy contigo, lo de la cera debe ser un invento nuestro y como siempre llegamos tarde...por aquí usan en su lugar una pasta gomosa de azúcar con limón que preparan en casa.

Abrazos a todos

la del blog dijo...

Hace un siglo que no pasaba por aqui pero como siempre me he quedado sorprendida!!!! Nunca habia oido lo de la depilación oriental pero tambien puedo decirte que no me atrevo a probar!!!

Tareixa dijo...

Mi marido se sometió a un afeitado con esa técnica en el Marriot, también era la primera vez que yo veía algo así. Dijo que no le había dolido nada de nada, y le propuse que se hiciera una depilación de pecho, pero no aceptó, je, je. Lo cierto es que la cara le quedó como el culito de un bebé, no sé si por la técnica o las crema con la que le masajearon al terminar. Por cierto, no sé que crema era, pero el maravilloso olor que desprendía aún lo recuerdo.

C.Ruiz dijo...

Tareixa,
pero qué se depiló tu marido? la barba? porque a mí me parece que eso no se puede quitar con la técnica del hilo!!

Abrazos!

Anónimo dijo...

Hola yo he experimentado las dos aquí en Cairo y os puedo decir que es un verdadero arte. El hilo tambíen lo utilizan los barberos para arreglar las cejas a los hombres lo he visto cuando he ido a cortar el pelo a mis hijos. Y la jalawa la 1ª vez duele por la falta de costumbre pero la piel te queda muy hidratada. Es todo una experiencia. Te animas a probarlo y nos cuentas.

Miss Mery Nile

C.Ruiz dijo...

Miss Mery
por lo que veo, las peluquerías encierran algunos secretos, lo de la depilación masculina de cejas me pilla de sorpresa, a partir de ahora miraré más detenidamente el entrecejo de los chicos, a ver si les delata.
Saludos!!