Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

lunes, 20 de abril de 2009

De Muscat a Nizwa en el día de oración.

La carretera que conduce de Muscat a Nizwa va atravesando una puntiaguda y caprichosa cadena montañosa que parece esculpida a cincel y veteada de verdes, negros, chocolates y terracotas, que me recordó a un enorme pastel cortado al bies mostrando sus apetitosos rellenos.

De vez en cuando el terreno aparece salpicado con palmeras, indicador de agua y de la existencia de un oasis. A su sombra, camufladas, aparecen pequeñas viviendas de gruesos muros protectores, aislantes del calor y de curiosas miradas. No se perciben voces ni ruidos, la vida transcurre tranquila y discreta. Sólo algunos cam
ellos pastan perezosamente a la sombra de las murallas, los veo de lejos, incrédula y emocionada. Jamás había visto a estos animales en libertad y sobre todo sin turistas en la joroba.

Ver gente por las calles de Bahla es prácticamente imposible y las mujeres parecen no existir, todo ocurre de puertas adentro. Un par de niños salen a nuestro encuentro y nos saludan encantadores. Una niña pequeñísima y hermosa, con los ojos pintados de khol me dice la única palabra que seguramente conoce "tankiu" y le envió un beso con la palma de la mano que me devuelve inmediatamente. Me sorprende que la
comprensión de este gesto haya llegado tan lejos y me intriga su procedencia.

Desde algunas partes del oasis hay una vista preciosa de las casas más antiguas y de las murallas que todavía cercan el asentamiento. El calor es tremendo y enciende el cuerpo, así que seguimos camino hacia el siguiente oasis.


Entrar en Nizwa, justo a la hora en que el muecín llamaba a la oración fue una fortuna inesperada. Me pareció haber traspasado las puertas de otro mundo, un mundo virgen y exótico sacado de los relatos viajeros de otros tiempos, un mundo sólo para mis ojos. Me entró un hormigueo indescriptible cuando vi las construcciones blancas, los estrechos callejones frescos y la calle principal llena de hombres y niños vestidos de blanco inmaculado, almidonados, solemnes y elegantes que se dirigían con prisa a su cita con Alá.

Me senté en un sombreado y tranquilo soportal frente a la mezquita para observar discretamente la oración. Era tal la multitud que ya no cabían dentro y los que llegaban tarde tenían que buscar algún lugar en el pórtico o en los alrededores del recinto, así que en unos pocos minutos mi estratégica posición dejó de serlo y me vi rodeada de alfombrillas y piadosos. La situación me resultó tan chocante que decidí
salir de allí antes de tener que pasar por encima de sus cabezas. Nadie pareció sorprenderse de mi presencia aunque era la única mujer en la calle.

La temperatura seguía subiendo, así que decidimos continuar, todavía había que llegar a Al Misfah.

10 comentarios:

Lupis dijo...

Wow! Que lindo relato. Siempre he dicho que si voy, el calor no me afectarà. El sabado en mi ciudad tuvimos 42 grados. Padrisimas fotos

Marcoiris dijo...

Imagino que para ellos es tan extraño una mujer extranjera como para ti sus ritos y costumbres. Que mundo tan diverso, rico y complejo este vivimos..


Lo de los gestos también es curioso. El saludo mostrando la palma de la mano también es muy antiguo y simboliza paz e inocencia (no recuerdo de donde viene exactamente) y creo que es anterior a estrechar las manos. Luego en España tenemos los besos, que vemos como algo tan natural hasta que salimos fuera y vemos que a penas se usan en otros lugares del mundo...

Un abrazo!

antonio+alfonso dijo...

celia, es increible que esten viajando por esos lugares, como de pelicula.....los envidiamos, como dicen por aca, con envidia de 'la buena'....(existira ese tipo de envidia?).....anyway....besos!
A+A

Noemí Pastor dijo...

Necesito un mapa para seguirte.

C.Ruiz dijo...

Hola Lupis,
eres sin duda muy positiva, así que seguro que disfrutarás de todo lo que veas. Omán es realmente precioso, con una mezcla muy buena de tradición y modernidad.

Marcos,
con los besos hay que cuidarse bastante, yo los he dejado de usar fuera de nuestro país.

A+A!!!!!
yo de lo que tengo ganas es de ir a México!!!!! aunque no os falta razón, el mundo árabe es impresionante, merece la pena ser "vivido"

Noemí,
qué gusto me da verte por aquí, yo llevo un retraso increíble con mis lecturas, con tanto viaje no se puede...
Me voy a comprar un GPS para que podáis ver por donde ando.

Un abrazote a todos!!!!

Diana dijo...

Hola Celia!

ummm.. Oman!

Creo que fue en un reportaje (yo para mi desgracia soy muy viajera.. de internet, libros y tele...jajaja) de Lonely Planet donde comentaban que Oman era el pais arabe que mas habia conservado sus tradiciones etc. Asi como Dubai habia perdido todo ese espiritu, ellos lo conservaban y muchas familias de los paises vecinos visitaban Oman para digamos "encontrar sus raices".

Gracias por hacernos viajar (aunque sea con la imaginacion)

Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Celia, ya veo que has aprovechado bien el tiempo.....sigue asi, nosotros seguiremos disfrutando de tus aventuras, Diana tienes razón viajar con la imaginación también es muy emocionante.
Besitos para todos.

C.Ruiz dijo...

Diana,
lo que tú haces es otra forma de viajar igualmente interesante.Conozco a algunos autores que escribieron de manera muy real sobre lugares que jamás visitaron y me parece mucho más difícil y mucho más interesante.

Omán (espectacular) y Yemen son los países más auténticos" de la zona, Yemen todavía más. Y Dubai es un lugar con poco carácter,sólo cuando sales al desierto descubres dónde estás.

Anónima-Amparo,
ya veo que has regresado de tu viaje...espero que lo hayas disfrutado!

Un abrazo!

JAVIER dijo...

Un relato interesante de tu viaje pero lo que mas me llama la atencion es que al parecer se la pasan orando, lo digo porque esto siempre aparece en tus cronicas. Me parece tan mistico.
Un abrazo.

Saludos, aun desde Japon.

antonio+alfonso dijo...

Hola Celia, saludos desde el 'influenciado' Mexico, que tanto te recordamos, hoy más que fuimos a Atlixco a comprar plantas y tanto que te recordamos!.....t mandamos un beso (con tapabocas)muy cariñoso!
Todo lo que nos cuentas en tu blog se nos hace tan lejano y, sin embargo, es tan cercano, apenas a unas cuantas horas de vuelo y a tantos siglos de diferencia cultural!
Un beso,
A+A