Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

jueves, 20 de agosto de 2009

El Cairo, "La victoriosa", la que siempre gana.

Tardé algunos días en acostumbrarme a la idea de que enseñar los brazos no tiene un significado especialmente erótico en nuestra cultura, me costó ver que es algo normal, que las piernas también se muestran, el estómago, la espalda y si me apuras el trasero, oooole.

Nadie que no haya vivido en alguno de estos países del Oriente comprenderá la felicidad que sentí con tal descubrimiento y la rapidez con la que recordé mis raíces y tiré por la ventana camisetas interiores, recatados escotes y cualquier prenda a la que me hubiera acostumbrado por necesidad y no por voluntad, ya sabéis de lo que hablo.

Pero semejante emoción fue efímera, como todo en esta vida y ahora, de vuelta en "La Victoriosa", me cuesta volver a la rutina y acostumbrarme a que lo normal es el recato llevado hasta el martirio y digo esto, porque no me imagino cómo deben sentirse las cada vez más numerosas mujeres que se esconden bajo rígidos atavíos dejando ver apenas sus ojos y soportando temperaturas de más de 40 grados.

Camino por las calles redescubriendo mi barrio, escucho los silbidos alocados que salen de las casetas de policía, los mismos con los que a veces llaman a los animales, no me vuelvo. No entiendo sus palabras, pero L. me dice que susurran impertinencias, hacen proposiciones deshonestas o hablan del tamaño de sus miembros. Me da un escalofrío, nunca pensé que la ignorancia lingüística tuviera alguna ventaja, pero yo, por lo menos, le encuentro una, me ayuda a atravesar las calles sin que me produzca vértigo.

Llego a la torre y subo en el ascensor con un hombre mayor. En el brazo lleva un ramo inmenso de unas flores que no conozco. Huelen como las camelias pero son de tallo muy largo. De reojo veo que corta dos o tres y rezo para que no se le ocurra ofrecérmelas, el paseo matutino me ha puesto los pelos de punta y sólo quiero pasar desapercibida.

El hombre se acerca y me obsequia tres flores, frescas, blancas y aromáticas. Me las ofrece con mirada limpia, sonrisa sincera y un desinterés tal que me conmueve profundamente.

Llego a la planta alta y miro a mi alrededor a través de los cristales. Es mi reencuentro con las pirámides, con Saqqara, Dahshur
y el desierto. Me adelanto y mi vista atraviesa la ciudad, el Nilo y llega hasta la ciudadela. El panorama me sobrecoge, como siempre. Según paso voy escuchando los alegres buenos días, llegan los abrazos, las bienvenidas, las sonrisas y las risas. Me meto en la rutina con la misma sensación de siempre, que El Cairo te da de todo, bueno y malo y de todo en grandes dosis.

10 comentarios:

Nativi dijo...

Querida Celia, ¡cómo celebro leerte de nuevo!
Espero que se te pase pronto la morriña.
Creo que hoy comienza el Ramadam. Seguiré con curisidad tus noticias.
Un abrazo

susana dijo...

Adaptarse o morir; o renovarse, que viene a ser lo mismo. ven a casita como insinuaste en FB y verás otra perspectiva, siempre igual, siempre diferente.
besos

C.Ruiz dijo...

Nativi,
yo también celebro verte por aquí? y las vacaciones? En agosto por allí no trabaja ni el tato.
Ramadam comienza el sábado, ya está todo preparado!

Susanín,
por casita iré así que dile a Oli que se retire del cesto!

Abrazos

Ahmed Darwish dijo...

Bienvenida otra vez a Al-Qahira, con sus contradicciones. Y me alegro mucho leer tus posts de nuevo después de las vacaciones. ¡Sigue adelante!

antonio+alfonso dijo...

Querida Celia, Un gusto volver a saber de ti y tus andanzas por Egipto, aunque seguimos extrañando tu platica, tu sonrisa y tu amistad...sobre todo a la hora de pedir cafe aca en la tienda y no verte..,pero no perdemos la esperanza de veros a ambos por aca pronto....un beso enorme y gracias por tus comentarios
A+A

Jelens dijo...

Estas de vuelta, es genial!!!

Anónimo dijo...

Pues si una alegria Celia!!...espero que tus vacaciones perfectas y que ahora vuelvas a disfrutar de Kemet y a contarnos tus aventuras, que siempre agradezco y que me hacen estar un poco más cerca...:)), cuidate y disfruta del ambiente que este mes ofrece esa ciudad.
Ramadan Kareem....
Mil besitos.

C.Ruiz dijo...

Hola Ahmed,
veo que tu español sigue tan bueno como siempre!!

A+A
lo mismo digo, ya sabes que a falta de aquellas reuniones, tenemos estas...no es lo mismo, pero sirve hasta el próximo encuentro!

Jelens!!!
y tú??? también has estado de vacaciones, pero ya de vuelta!

Hola Amparo!
ya ves, de nuevo metida en la dinámica cairota y de lleno en el Ramadam...pero con un tiempo precioso

Abrazos a todos!

Rachel dijo...

Celia!! Se te hechaba mucho de menos ya. Me alegra que hayas disfrutado las merecidas vacaciones. El Cairo..que envidia sana me das, esa ciudad tiene algo mágico que nos engancha irreediablemente a ella. Disfrutala.
Besos.

Ángeles dijo...

Bienvenida de nuevo! y paciencia, desearas las nuevas vacaciones, ya sabes guarda tu ropa europea para cuando cruces el charco guapa! Besitos españoles