Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

domingo, 8 de noviembre de 2009

De tiendas por Taalat Harb.


Un paseo vespertino por Taalat Harb, una de las principales arterias comerciales de El Cairo, es una de esas experiencias que recomendaría al viajero curioso, al que disfruta mezclándose entre el gentío y observando sus costumbres.

El lugar es un hervidero, un intenso ir y venir de gente en medio de una gran
actividad comercial. Hay cientos de tiendas reclamando la atención con letreros de neón cegadores, vendiendo todo lo que existe y lo que creemos que no existe.

Junto a ellas, compiten los vendedores callejeros con sus puestos de cinturones , pijamas, calcetines o calzoncillos y por supuesto, aquellos avispados que ofrecen las más locas novedades traídas de China.

Disfruto mirando los escaparates, a veces desmedidos, de dos y tres pisos; las tiendas de bolsos de Cuchi, Arnami y Pior, que despiden un intenso olor a plástico barato. Las zapaterías en hilera con modelos chillones de charoles imposibles rojos, verdes o amarillos, sandalias de purpurina, cristal y plumas de marabú, todo, delirio de algún fabricante fetichista.

Las tiendas más singulares son las que venden ropa "íntima". Los modelitos, expuestos en maniquíes, son tan audaces que harían las delicias de cualquier cortesana. Pero si echas un vistazo al interior, no esperes encontrarte a una de ellas, no, las mujeres que compran este tipo de prendas, son las mismas que pasean por la calle escondiendo su apariencia bajo varios velos.

Junto a estas, como la otra cara de la moneda, están las tie
ndas de abayas y niqabs, cada vez más frecuentadas, según me comenta el dueño de una, mientras intenta venderme una abaya que por cierto necesitaré. Me dice que el uso del niqab aumenta diariamente y que ahora está vendiendo más de mil prendas a la semana. Cuando le pregunto a qué se debe este fenómeno, se ríe pero no dice nada, seguro que ni lo sabe.

Salgo de la tienda y antes de regresar, todavía hay que cumplir con un ritual, beber una cerveza fría en el Café Riche, en el número diecisiete, uno de los lugares más antiguos y emblemáticos de El Cairo.

Sentada junto a la ventana, veo pasar a un grupo de amigas con niqab y recuerdo que una bloguera egipcia y activista pro derechos humanos, Dalia Ziada, contó en un post que se quedó impresionada la última vez que visitó Alexandría, porque se encontró
con que muchas mujeres estaban usando el niqab, incluso las de su propia familia. Cuando les preguntó la razón, se mostraron convencidas de que ese era el aspecto que debía tener una buena mujer musulmana. Alguna fue más lejos y comentó que "para mostrar mayor gratitud a Alá, el creador de nuestros maravillosos cuerpos, debemos cubrirnos desde la cabeza hasta la punta del pie con tres capas". Cuando Dalia les preguntó quién decía eso, salió el nombre de un Sheikh que tiene un programa en uno de los canales de TV más populares de Egipto.

Pensé en la suerte del comerciante y en la repercusión de esta propaganda ni pedida ni pagada. Ya en la calle fui contando, uno, dos, tres, cuatro...hasta llegar a ciento veinticuatro al final del corto trayecto.



15 comentarios:

Masriya22 dijo...

Uy, abaya, donde te iras esta vez? A Saudi? Celia es que no paras, me tienes muerta de envidia :)

Pues ya ves, a pesar de la prohibición reciente del niqab y de que la Exma. Al-Azhar dijera publicamente que no es una prenda islámica, se vende como churros. Lo que hacen estos telepredicadores...

Saludos

C.Ruiz dijo...

Y basta que Al-Azhar lo haya dicho para que la polémica esté servida y se comience a reivindicar el derecho a usarlo.

Y sí, la abaya, para AS!

Saludos

Mexiñol dijo...

Y no crean polémica los maniquíes con poca ropa??

C.Ruiz dijo...

Santy,
a tí te ha llamado la atención lo mismo que a mí! qué significan esos maniquíes desnudos en la calle y escaparates? era estridente en comparación con la vestimenta que se veía por la calle. Y polémica, parecían no crear.

Saludos!

Nativi dijo...

Pues a mí tambien me llamó la atención los maniquíes tan ligeros de ropa en medio de tanta represión.
!Menuda perversión! ¿no crees?

C.Ruiz dijo...

Hola Nativi,
lo de los maniquíes tiene su miga y me parece que lo hacen con picardía, para captar las miradas y las posibles compras.
Es el país de las contradicciones, no lo acabas de entender nunca.
Un abrazo!

Rachel dijo...

El Cairo es contradicción. Sin duda. Pero hermoso....
Besos!

nativi dijo...

Celia, amplié la foto de los maniquies, y cual fue mi sorppresa al descubrir la señal de tráfico que indica "aviso de grua"-
Es alucinante que en ese caos circulatorio tengan en cuenta estas cosas.
Por otro lado me pregunto qué lugar será este para estar prohibido.
En fin, que considero un gasto inutil el de las señales de tráfico en ese maravilloso mundo sin ley.

Anónimo dijo...

Me gusta mucho lo que escribes y lo disfruto un montón. Hoy me has devuelto a El Cairo y a esos paseos por calles abarrotadas y con esas tiendas de lencería que descolocan a cualquiera.
Gracias por compartir todos esos momentos.
Te seguiré leyendo.

C.Ruiz dijo...

Hola Anónimo,
me alegra traerte de vuelta a este mundo tan fantástico.
Bienvenido-a al blog.

Saludos

truk dijo...

¿Cómo se ha vivido desde allí todos esos acontecimientos tremendos que han rodeado el partido Egipto-Argelia para el Mundial de Futbol?. Parece que ha sido tremendo, no?

C.Ruiz dijo...

Hola truk,
sí, tremendo, yo supe exactamente en qué minuto acabó el partido por la explosión de gritos que se produjo en un local de la isla que está enfrente de mi casa!! y luego, coches pitando enloquecidos toda la noche y también destrozos en algunas partes de la ciudad,lo usual en estas concentraciones.

Saludos desde Cairo y bienvenido al blog.

truk dijo...

Parece que ha sido algo más que una algarabía asociada a un partido de futbol.

Aparte del ataque al bus del equipo argelino, se habla de seguidores argelinos muertos y otros que no han podido salir de Egipto, escondidos, en días ... Ya veremos que pasa hoy despues del desempate en Jartúm ..

C.Ruiz dijo...

Truck,
claro que ha habido agresiones. La embajada de Argelia está militarizada, no se puede pasar por allí, es terrible la cantidad de policía armada, mezclados con seguidores que saltan encima de los coches aparcados en la zona...

Y ahora, es tremendo, la calle está tomada, los pitidos de los coches...no hay quien trabaje...veremos si no se lía parda.

Ya contaré.
Saludos

Fernando dijo...

Una descripción muy vívida del ambiente.
Estuve en un tris de acabar trabajando en El Cairo para el Instituto Cervantes. Pero se me adelantó, por lo visto, otro aspirante con un currículum superior. Pero aunque no hayamos coincidido por sus calles, sí en la blogosfera.
Un saludo.