Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

jueves, 19 de noviembre de 2009

El fútbol, una poderosa arma de "distracción" masiva


Las horas que precedieron al partido entre Egipto y Argelia fueron de euforia colectiva.

Las calles se llenaron de hinchas de todas las edades y condiciones. Autobuses con niños que gritaban enloquecidos azuzando a cuantos se encontraban a su paso, mientras ondeaban, con medio cuerpo colgando por la ventanilla, la bandera del país.
Conductores febriles, pegados al claxon en una suerte de melodía aguda, repetitiva y jaleadora que enloquecía a medida que se acercaba la hora, viandantes cómplices, todos eran uno.

Pero el escenario cambió radicalmente al inicio del encuentro y todo quedó dormido.

Cuando volví a salir, a eso de la mitad del partido, me encontré las calles desiertas. No había coches, ni gente, todo estaba en un extraño silencio que no había visto ni en época de Ramadán.


Caminé por la calles y en algunas esquinas me encontré con grupos de tenderos, soldados y bauabs, sentados en el suelo, algunos en las pequeñas alfombras que usan para rezar, mirando pasmados una pequeña televisión llena de interferencias, o la diminuta pantalla de un teléfono móvil. Serios, taciturnos, en un extraño silencio. Argelia había metido ya un gol y la cosa no estaba para hacer fiestas.

Fui recorriendo las calles sorprendida por el drástico cambio de humor y el derrotismo. Nunca me hubiera imaginado que en un país con tantos problemas, sobre todo de subsistencia, se pudiera tomar tan a pecho una actividad que despista más que alimenta.

Y así llegó el final del partido, en silencio, sin coches, ni claxones, sin alegrías.
Muy diferente a la delirante toma de calles que acompañó al primer encuentro en el que Egipto salió ganador y a la trifulca que se desencadenó entre los seguidores de los equipos rivales que llevan décadas de enfrentamientos violentos.

Y como suele ocurrir en estos casos, de la disputa futbolera, se pasó a la diplomática.

Las relaciones entre ambos países están más que alteradas. Después de la agresión de la semana pasada contra el equipo argelino a su llegada a El Cairo, que se saldó con varios
jugadores heridos, llegó la réplica en Argelia donde fanáticos destrozaron empresas egipcias con representación en el país, motivo por el que el embajador argelino ha sido llamado para dar explicaciones.

Esta mañana, en mi paseo matutino, he pasado junto a la embajada de Argelia. El despliegue policial era tremendo, con varios grupos de policías con escudos protegiendo las entradas a la calle. Les he mirado con curiosidad, algunos estaban como de fiesta, otros con cara de susto y la mayoría, mirando al tendido, lo que es habitual.


Está visto que el fútbol desata pasiones y aunque no alimente, ni cubra necesidades, ni evite penurias, las disfraza por un tiempo. Un tiempo, en el que ni siquiera pensamos lo que pasa con nuestro país. Es, sin duda, una poderosa arma de "distracción" masiva.

16 comentarios:

EL Faraon Amante dijo...

http://elcairo-autentico.co.cc/

Mexiñol dijo...

El deporte no se porque es un arma de alto sentido patriótico, este suele ser usado por los dictadores, y si no, mira lo bien que les suele ir a los cubanos en olimpiadas comparándolo con otros países. La verdad suele ser un buen revulsivo para aprovechar a emitir leyes polémicas, mientras la gente mira para otro lado yo apruebo subida de impuestos, cuando la gente va a pagar simplemente se dan cuenta que pagan mas pero no en que momento les dieron el palo

Demián dijo...

Puede que mi comentario carezca de objetividad al no gustarme nada el futbol.
Es más que una distracción, es opio, es engaño, es hipocresía. Muy alejado todo ello de lo que debería ser un deporte.
Saludos

Noemí Pastor dijo...

No muy diferente fue cuando el Athletic jugó la final de la Copa del Rey con el Barça.

Laia dijo...

Yo creo que el fútbol es necesario para olvidarnos por un rato de todo, para desconectar. Ya es bastante dura la vida y si nos quitaran ademas aquello que nos da un poco de aliento, euforia y diversión ya seria insoportable.
Felicidades por tu blog.

http://jarrillerorojiblanco.blogspot.com/ dijo...

Hola Celia,

En el fútbol actual, el del 2009, no hablo de la época en que el Athletic ganó sus últimas ligas, hay un elemento mucho más fuerte que el del opio-del-pueblo o el del pan-y-circo. Ello puede ser válido para países en vías de desarrollo como pueden ser algunos iberoamericanos o la mayoría de los asiáticos y africanos. Me refiero al poder que genera. Y hablaré de poder en dos vertientes.

El económico en primer lugar. No sé si te has enterado, pero un error –por utilizar un término light- arbitral ha dejado en la cuneta del camino al Mundial a Irlanda, en beneficio de Francia. El escándalo ha sido tan mayúsculo que ha llegado al parlamento irlandés. Por primera vez en la historia de la FIFA se han planteado repetir el partido –finalmente se ha decidido que no, pero el hecho de que se lo hayan planteado…-. Analicemos el asunto en términos económicos. Primero: todo queda en casa, en la Comunidad Europea. Segundo: Francia es uno de los dos motores de la locomotora europea, el vagón de Irlanda, junto con el de España, aún no se sabe si ya en estos momentos se ha desenganchado del convoy.

El mediático en segundo lugar. No te puedes imaginar el poder que tienen, al menos en España, los periódicos deportivos, las redacciones deportivas de radios y televisiones. Aparte de que es el periodismo menos objetivo que hay en este país, el ego personal de ciertos emperadores de la pluma y el micrófono se permite el lujo de luchar por imponer entrenadores, alineaciones y, en algunos casos, presidentes de clubs.

Me permito hacer una radiografía del fútbol tal y como lo veo: sobre el campo, una profesión con sueldos desmesurados; en las gradas o salones de casa, una más de esas distracciones lúdicas que nos alivian del día a día; en las salas de prensa o redacciones deportivas, la mentira como recurso para la megalomanía.

Un abrazo.

Carlos

jARRILLEROrOJIBLANCO dijo...

Hola Celia,

En el fútbol actual, el del 2009, no hablo de la época en que el Athletic ganó sus últimas ligas, hay un elemento mucho más fuerte que el del opio-del-pueblo o el del pan-y-circo. Ello puede ser válido para países en vías de desarrollo como pueden ser algunos iberoamericanos o la mayoría de los asiáticos y africanos. Me refiero al poder que genera. Y hablaré de poder en dos vertientes.

El económico en primer lugar. No sé si te has enterado, pero un error –por utilizar un término light- arbitral ha dejado en la cuneta del camino al Mundial a Irlanda, en beneficio de Francia. El escándalo ha sido tan mayúsculo que ha llegado al parlamento irlandés. Por primera vez en la historia de la FIFA se han planteado repetir el partido –finalmente se ha decidido que no, pero el hecho de que se lo hayan planteado…-. Analicemos el asunto en términos económicos. Primero: todo queda en casa, en la Comunidad Europea. Segundo: Francia es uno de los dos motores de la locomotora europea, el vagón de Irlanda, junto con el de España, aún no se sabe si ya en estos momentos se ha desenganchado del convoy.

El mediático en segundo lugar. No te puedes imaginar el poder que tienen, al menos en España, los periódicos deportivos, las redacciones deportivas de radios y televisiones. Aparte de que es el periodismo menos objetivo que hay en este país, el ego personal de ciertos emperadores de la pluma y el micrófono se permite el lujo de luchar por imponer entrenadores, alineaciones y, en algunos casos, presidentes de clubs.

Me permito hacer una radiografía del fútbol tal y como lo veo: sobre el campo, una profesión con sueldos desmesurados; en las gradas o salones de casa, una más de esas distracciones lúdicas que nos alivian del día a día; en las salas de prensa o redacciones deportivas, la mentira como recurso para la megalomanía.

Un abrazo.

Carlos

jARRILLEROrOJIBLANCO dijo...

Hola Celia,

En el fútbol actual, el del 2009, no hablo de la época en que el Athletic ganó sus últimas ligas, hay un elemento mucho más fuerte que el del opio-del-pueblo o el del pan-y-circo. Ello puede ser válido para países en vías de desarrollo como pueden ser algunos iberoamericanos o la mayoría de los asiáticos y africanos. Me refiero al poder que genera. Y hablaré de poder en dos vertientes.

El económico en primer lugar. No sé si te has enterado, pero un error –por utilizar un término light- arbitral ha dejado en la cuneta del camino al Mundial a Irlanda, en beneficio de Francia. El escándalo ha sido tan mayúsculo que ha llegado al parlamento irlandés. Por primera vez en la historia de la FIFA se han planteado repetir el partido –finalmente se ha decidido que no, pero el hecho de que se lo hayan planteado…-. Analicemos el asunto en términos económicos. Primero: todo queda en casa, en la Comunidad Europea. Segundo: Francia es uno de los dos motores de la locomotora europea, el vagón de Irlanda, junto con el de España, aún no se sabe si ya en estos momentos se ha desenganchado del convoy.

El mediático en segundo lugar. No te puedes imaginar el poder que tienen, al menos en España, los periódicos deportivos, las redacciones deportivas de radios y televisiones. Aparte de que es el periodismo menos objetivo que hay en este país, el ego personal de ciertos emperadores de la pluma y el micrófono se permite el lujo de luchar por imponer entrenadores, alineaciones y, en algunos casos, presidentes de clubs.

Me permito hacer una radiografía del fútbol tal y como lo veo: sobre el campo, una profesión con sueldos desmesurados; en las gradas o salones de casa, una más de esas distracciones lúdicas que nos alivian del día a día; en las salas de prensa o redacciones deportivas, la mentira como recurso para la megalomanía.

Un abrazo.

Carlos

Marcos Fernandez | Desde Tanzania dijo...

Hola
Soy Marcos, te escribo desde Tanzania, donde vivo actualmente.
Desde hace unos meses estoy escribiendo un blog y quiero abrirlo a más personas, se titula DesdeAfrica.org www.desdeafrica.org.
Te escribo porque me han gustado y me han llamado la atención los post que escribes y me gustaría invitarte a que también publicases tus artículos en www.desdeafrica.org.
Evidentemente, no me planteo que dejes de escribir el tuyo, sino que le demos más difusión a tus artículos. Y por supuesto, no existe ningún tipo de censura para tus comentarios u opiniones ¿te animas?
Si te interesa, por favor, envíame un e-mail y te facilito usuario y contraseña para que empieces a publicar tus nuevos e incluso tus actuales artículos.
Un abrazo y gracias.

Marcos Fernandez
www.desdeafrica.org
correo.marcos@gmail.com

antonio+alfonso dijo...

Hay Celia, desde opio-futbol televisado hasta las incontables paginas del periodico dedicadas al mismo - cuantos arboles se salvarían omitiendo esta seccion de periodico, pienso todos los dias, cuando tomo mi cafe y leo el matutino - las dictaduras, como la mexicana, aprovechan al circo futbolero para distraer al pueblo inmenso e ignorante, de las tragedias nacionales diarias, y el mundo sigue......un beso desde Puebla!
A+A

Lupis dijo...

Aaay fair play .. Còmo te extraño!!!

Jelens dijo...

Vaya incertidumbre que se respiraría en ese momento; asombroso.

Montse dijo...

Si el pobre Barón de Coubertin levantara la cabeza.....

Espeluznante tu relato.

Besitosss

Lupis dijo...

Y vaya si es distracciòn masiva.. Ahora mismo acaba de terminar el sorteo de los grupos. Todos en mi oficina estàn convertidos en comentaristas deportivos y/o convertidos en el jugador numero 12. Y sí..todo el mundo literalmente estuvo pendiente del susodicho sorteo

Trabajo? pendientes?? daaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Fer Fadilah dijo...

Me encanta tu blog!... Yo me encuentro en Abu Dhabi ahora..
sigo escribiendo en mi blog www.odaliscafadilah.blogspot.com pero no tan a menudo..
estoy en vistas de armarme otro espacio mas personan, donde pueda escribir mas acerca de mi vida cotidiana, como lo haces tu...
te admiro!! un abrazo
Fernanda

Ángeles dijo...

Que gracia me hace leer tus comentarios cuando puedo entrar y echarles un vistazo!!! Me imagino a tu vecindario vestido de azulgrana y de merengue...! No hay razas...todos somos iguales, jejeje...Besazos españoles guapa!