Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

martes, 27 de octubre de 2009

Laila y el misterioso pepino.

La planificación familiar es uno de los muchos temas tabú en la sociedad egipcia.
Todo el que puede la pone en práctica, pero a la chita callando, los hijos son un regalo de Alá y nadie, sino él, puede interferir en el proceso de creación.

Tratándose de una regalo venido de "allí arriba", nadie lo cuestiona, por lo menos en público, sería una herejía.

Por eso, la historia que voy a contaros ahora y que me llegó de primera mano, me resultó especialmente curiosa y me condujo nuevamente a la convicción de que nunca llegaré a comprender del todo, la dualidad que se vive en esta sociedad. Cuando he conseguido conocer ciertos aspectos y cuanto más segura me siento de entender cómo funcionan, ocurre algo que tira mis teorías por la borda y me hace plantearme todo de nuevo.

El asunto en cuestión, ocurrió en uno de los colegios internacionales de El Cairo.

Se aproximaban las fechas de los exámentes oficiales de idioma extranjero y los alumnos de secundaria debían elegir el tema sobre el que harían su presentación. El proceso se prepara meticulosamente y los temas se aprueban de antemano, antes de la llegada del comité examinador de Europa que aprobará o no los trabajos presentados.

Así fue como Laila, de quince años, se presentó a su tutora con un controvertido tema debajo del brazo, "Planificación Familiar y Métodos Anticonceptivos". Esto, que en un país occidental no tendría nada de especial, causó en la junta directiva un cierto revuelo, porque no tenían ni idea de las consecuencias que el trato del tema en cuestión podría acarrear. Al final, se respetó la decisión de la chica y el tema fue aceptado.

La mañana del examen, Laila llegó como siempre, vestida púdicamente y con el velo islámico cubriendo completamente cabeza y cuello. Todos se extrañaron enormemente, puesto que no esperaban que una chica, tan joven y además musulmana conservadora, hubiera elegido, un tema tan poco conservador.

Se presentó con soltura, nada de rubor ni miradas al suelo y después de aclarar que su ponencia se centraría exclusivamente en las costumbres europeas en dicha materia, porque en su país el tema era tabú, abrió su maleta y sacó toda clase de artilugios para apoyar su presentación. Encima de la mesa fue colocando un "diafragma", un envase de "píldoras anticonceptivas" unos "preservativos" y un misterioso pepino. Sí, queridos, un pepino verde, de esos que hay en el supermercado.

Los examinadores europeos escucharon como Laila explicaba con total serenidad el funcionamiento del "DIU" y las ventajas de la píldora, pero lo que no se esperaban es que la criatura, deseando llevarse el "10" a casa, tomara con remango aquel pepino de humanas dimensiones y le colocara con toda naturalidad y destreza uno de los preservativos, recalcando la importancia de hacerlo correctamente.

Me cuentan que todos estaban incómodos y se movían nerviosamente en sus sillas y que nadie se atrevió a hacer demasiadas preguntas sobre el tema. El pepino, por supuesto, no salió a colación ni para hacer una ensalada. Laila, con su aplomo, les ganó la partida. Se había presentado disfrazada de oveja, pero resultó ser un bonita lobezna.

Y eso es este país, un lugar donde los estereotipos se levantan y caen, donde nunca sabrás a qué atenerte ni qué pensar, un lugar para acercarse a los demás con la inmensa libertad de quién no sabe nada e indagar debajo de sus máscaras. Lo que encuentres, siempre será sorpresa.

16 comentarios:

Nativi dijo...

Querida Celia, aún me dura la sonrisa que se me instaló leyendo tu relato de hoy.
¡Imagino la cara de los examinadores!
Realmente es sorprendente como ante situaciones de represión se agudiza el ingenio y...mucho otras cosas....
Un abrazo.

mabel dijo...

Hola reina mora:
Francamenbte me habría encantado verlo por un agujerito, la situación es mas que para sonrisa, para carcajada.- Y me pregunto ¿que nota le pusieron?
un besazo Mabel

Mexiñol dijo...

La verdad es de admirar que una chica en un país con esa cultura haya tenodo los bemoles de hacer esa presentación, y una felicitación para los padres de la chica por la educación otorgada

C.Ruiz dijo...

Nativi,
la presentación dejó a todos aturdidos, pero gratamente sorprendidos por el talante y la seguridad de la "criatura"...hay que pensar que el tribunal era europeo y que estarán acostumbrados a esto y a mucho más, sólo que en otro contexto social y religioso.
Me alegra haberte sacado una sonrisa!

Hermanita,
Aunque el examen no era de biología sino de lengua extranjera, le pusieron notaza, debe ser una buenísima alumna...

Santy,
amén y amén y reteamén!!!

un abrazote a todos

Jelens dijo...

Jajajajaja
Ahí esta! Toda una mujer hecha y derecha sin prejuicios.
Un 10!

Ángeles dijo...

Bueno, yo he llegado tarde para elogiar a esta fenomenal mujer!Ya te loa han dicho todo.
A si que, si algún día, por casualidad, te encuentras a Laila por la calle, simplemente acercate a ella y abrazala con fuerza, de mi parte!Y otro mas gordo a su madre...! Besuchones españoles.

JAVIER dijo...

Que bueno que un país tan conserador brote una adolecente llena de valor y por lo que nos cuentas bastante segura de si misma.

Hay un libro, a mi parecer muy bueno, escrito por Ayaan Hirsi Ali titulado "Yo acuso", en el se aborda este polémico tema.

Un gran abrazo desde Japón.

Miércoles dijo...

Mi consorte me dice que el usar un pepino en la clase de educación sexual es práctica normal en UK, quizá sacó la idea de ahí.

Es paradójico, pero seguramente la protección del velo la ayudó a vencer la timidez.

Anónimo dijo...

Hola Celia. Felicidades por tus escritos y por tú premio de blog del dia. Ahora ya no estoy en la ciudad de los minaretes pero te sigo leyendo y me lleno de recuerdos de los buenos momentos que he vivido en Cairo. Gracias por compartir con todos tus experiencias.

Mis Mery Nile.

C.Ruiz dijo...

Miércoles,
yo conocía lo del pene de goma para explicar a los alumnos, lo del pepino no, pero todo vale:-)))) Seguro que lo ha sacado de alguna historia que le han contado.

Mis Mery,
ya has regresado???? echas de menos esta ciudad tan loca?

A todos un abrazote!

susana dijo...

una historia que me contaron como real de pepinos y de hospitales:
una señora llega a las urgencias con un pepino que no podía extraer de su vagina y que obviamente antes había introducido. el ginecólogo no lo puede sacar porque se fraccionaba y envía a la mujer al quirófano. la paciente abochornada (era la españa de los setenta) oye como entra el anestesista en el quirófano voceando "jooodeeeer como huele en este quirófano a pepino"
siempre que oigo como alguien mete la pata con un paciente, me acuerdo de este "campeón" que a día de hoy sigue ocupando el podio.

C.Ruiz dijo...

sister,
es que el pepino, que no el pepinillo es bien versátil, lo mismo vale para un roto que para un descosido.
besos

Pilar Moreno Wallace dijo...

Una historia que también dice mucho del valor de esa jóven. Te felicito por el blog: es de lo más interesante. Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Te aseguro que si en cualquier escuela de idiomas de aquí una quinceañera en un examen saca un condón y un pepino, también se monta un escándalo. Que somos todos muy progres, pero en cuanto nos rascan un poco...

antonio+alfonso dijo...

Celia querida, no sabes cuanto hemos reido con tu blog! Ahora dejanos decirte algo: esa nena egipcia ha sido mucho mas libre y decidida que las niñas mexicanas mojigatas de las secundarias privadas poblanas, que nunca han tenido ese 'naiv' atrevimiento del que has platicado y ellas no andan por la vida tapadas con velos, sino a la ultima moda americana...que valor! nuestra admiracion para ella! Y muchas gracias por contarnoslo!
Un beso
A+A

C.Ruiz dijo...

Pilar, bienvenida al blog!

Noemí y A+A,
veo que habéis pensado en lo mismo, desde dos países tan cercanos pero tan alejados.

Todos estamos bajo velos, pero no por invisibles menos poderosos.

Un abrazo!