Y de la noche a la mañana me vi expatriada en El Cairo, viviendo entre pirámides, gatos resabiados y turbantes blancos...

jueves, 22 de octubre de 2009

Los comerciantes de El Cairo y la percepción del tiempo.

Mi barrio está lleno de pequeñas tiendas donde uno puede encontrar casi de todo. Esto no significa que siempre lo tengan a disposición, no, pero los vendedores suelen tener un talante muy comercial y se desvivirán por conseguir lo que quieras, sea esto lo que sea. Yes, madam, yes, tumorrou.

Y tumorrou, suele ser tomorrow o after tomorrow o cualquier día de tu futura existencia.

Al día siguiente, cuando te vean aparecer, se desperezarán después de un reparador sueño junto al mostrador, se atusarán la galabeya y te dirán con una sonrisa, no problem madam, tumorrou back, no problem...y aunque quieras "armarla", ganarás en salud si no lo haces, créeme, a quién le importa esto? quién tiene prisa? no he contado muchas veces que en esta ciudad hay que olvidarse de ese detalle y dedicarse más a la meditación? bueno, pues eso, a meditar.

Aunque parezca desesperante, no lo es, salvando los plazos de entrega y la posibilidad de que te consigan una batidora en lugar del destornillador que habías pedido, comprar en estos pequeños comercios es una de las cosas más encantadoras de este lugar.

Los tenderos suelen ser tan amables y dispuestos que no me queda más remedio que sentir añoranza por aquello que nosotros hemos perdido hace ya tanto tiempo. Aquí, resulta normal que te inviten a sentarte con ellos y te ofrezcan un té recién hecho, o que corran al quiosco de la esquina y te traigan cualquier cosa que te apetezca beber. Normalmente se acepta con cortesía porque forma parte de su hospitalaria cultura, no se te ocurra pensar si el agua estará hervida, el vaso limpio o si el té habrá sido fumigado, sibaritismos no, plis.

El único problema que veo a este recibimiento, es si alguien se empeña en compartir su almuerzo contigo. No es inusual que entres en una tienda y encuentres el mostrador cubierto con hojas de periódico y un montón de comida que no podrás identificar. Si te preguntan si te apetece algo, mejor declárate alérgico, enfermo o hazte el tonto, te saldrá a cuenta.

Pero a pesar de estos "efectos secundarios", os recomiendo que cuando visitéis la ciudad os toméis tiempo no sólo para visitar las pirámides o el museo, sino para vivir el día a día de El Cairo y os aventuréis a visitar alguno de los pequeños comercios que salpican toda la ciudad. Os aseguro que tendréis la grata sensación de que todavía hay tiempo para un té y una trivial charla, para desconocidos que no lo son tanto y para aprender otro ritmo de vida muy diferente al nuestro.

Sí, para todo esto que pareciendo poco, es mucho.

9 comentarios:

Nativi dijo...

Lo cuentas tan bien que uno se lo puede imaginar.
Tengo el propósito de volver al Cairo unos días, precisamente a vivir esto que tu aconsejas.
Me cautivó este ambiente cuando estuve, aunque apenas me dió tiempo a intuirlo.
He mirado en alguna agencia un viaje únicamente al Cairo y sorprendentemente resulta más caro que una semana de crucero.

Lupis dijo...

Me ha encantado la foto madam ;) y además el " Si te preguntan si te apetece algo, mejor declárate alérgico, enfermo o hazte el tonto" jajaja. Genial, un abrazo!

C.Ruiz dijo...

Nativi,
lo mejor es que organices todo en Internet, yo creo que puedes conseguir mejores precios que en agencia.

Lupis, estrategias de superviviencia;-)))

Besos!!

Anónimo dijo...

nosotros añadimos n dia mas por libre,y nos atrevimos con los taxis blancos,los blancos y negros nos parecio temerario,fueron bastante amables alguno se ajusto al taximetro y aunque decian que si,la verdad es que preguntandose entre ellos llegaban a los sitios.Fuimos fuera de la ruta turistica a ibn tulun nos enseño la mezquita el mismo que cantaba las oraciones y nos adentramos en el khnan el khalili en zonas sin alfaltar y esquivando continuamente las carretillas con mercancias,se reian al oirnos hablar pero no tuvimos ningun problema y cuando nos equivocabamos nos avisaban aunque luego habia que dar alguna propina que en libras eguipcias no era dinero.
acuerdos de 20LE(menos de 3 €)servian para un recorrido largo en taxi de una zona a otra en los taxis blancos.
estuvimos visitando casas muy bellas solos sin turistas y nos dejaban verlas sin ninguna vigilancia amablemente(casa suhaimi).
el guia eguipcio era muy experimentado y nos explico las cosas que veiamos ,porque no es cuestion de ver muchas cosas sino tambien entender lo que ves para que no te sagure.
es una pena lo del pueblo nubio,porque no se cultivan los marguenes del lago nasser y asi puedan vivir cerca de sus antiguos pueblos desparecidos por el lago.
El año pasado cuando estuvimos en AMMAN nos decia que los trabajos peores los realizaban trabajadores eguipcios y esto indica claramente algo.
AMMAN en cuanto a limpiezay seguridad no tiene comparacion y no tienen petroleo.
algo pasa en el gobierno de estos dos paises para que haya esas difencias .
un saludo iñaki-santurtzi

Montse dijo...

Hola, después de tu visita a mi blog, he venido a conocer el tuyo, y una hora y media después voy a dejarte un comentario.

Me lo he pasado pipa, disfrutando con tus relatos. Con las reparaciones del aire acondicionado, en Ramadán, con tus viajes en avión con niña vestida en plástica de 6 años incluida, con el coche desaparecido y vuestro chófer "Farris"creo, preocupado por el enfado de Dios, en fin, con todos los relatos increíbles que tienes aquí y que me han transportado desde Omán a la península del Sinaí o a Dubai, con una facilidad pasmosa.

Grandísimo blog!!!

Pasaré a seguirme empapando

Besitossssss

JAVIER dijo...

La verdad que por momentos le encuentro a tú relato algún parecido al conglomerado de pequeñas tiendas que existen en el interior de mi país.
Bonitas fotos.

Un gran abrazo desde Japón.

C.Ruiz dijo...

Montse,
muchas gracias!!!
me alegra muchísimo que hayas pasado un rato agradable...yo también en tu blog, además me has despertado la curiosidad por Wafa Sultán y me he visto algunas cosas más en youtube.

Un abrazo y seguimos en contacto

C.Ruiz dijo...

Iñaki,
es que El Cairo es la ciudad más sucia de cuantas he visitado en el Medio Oriente...y eso que creo que he visitado tooodo!

Javier,
me puedo imaginar que muchas de estas situaciones se viven en América Latina, supongo que por eso te traen recuerdos.

Un abrazo!!!

Ángeles dijo...

Hija mía, lo pones tan tan bien, que me dan ganitas de meterme en la maleta de Carlos y Conchi! que envidia siento, guapa! Que asco las crisis y las hipotecas y to de to! porque de buena gana me veías el viernes a mi también por alli! Besuchones guapa!